Diabetes y actividad física

Diabetes y actividad física

Todos sabemos la relevancia que tiene la actividad física para llevar una vida sana. Si eres diabético, huir del sedentarismo es aún más importante. Hacer ejercicio regularmente te ayuda a mejorar tu control glucémico y a tener menos complicaciones físicas derivadas de la diabetes.

¿Qué tipo de ejercicio puedo hacer si tengo diabetes?

Cualquier tipo de actividad física es mejor que permanecer sedentario. Sin embargo, es bueno que antes de encarar una rutina de ejercicio consultes con tu médico para que te oriente y puedas sacar el mayor provecho a tu esfuerzo. Debes considerar el ejercicio como parte del tratamiento para la diabetes y, como cualquier terapia, puede causar efectos secundarios.

Existen ciertos factores, como el tipo de diabetes, los años de evolución de la enfermedad o la presencia de obesidad, que influyen en la intensidad, la duración, la frecuencia y la clase de ejercicio que resultan más convenientes en cada caso. Tu médico sabrá guiarte para llevar adelante un plan que se adapte a ti.

Ebook Deporte y diabetes

De acuerdo con la Sociedad Americana de Diabetes6, hay dos tipos de ejercicio que mejoran el control de la enfermedad: el ejercicio aeróbico y el entrenamiento de fuerza. Ambos ayudan a que el cuerpo use mejor la insulina y pueden mejorar los niveles de glucosa en sangre. Nadar, montar en bicicleta y correr son algunos deportes aeróbicos recomendados y hacer ejercicio con aparatos o bandas elásticas es aconsejable como entrenamiento de fuerza. Existen actividades que, si bien no son deportes, contribuyen a mantenerse activo como caminar o trabajar en el jardín, las cuales son un buen complemento al ejercicio físico.

Evitar sobresaltos

Cuando haces ejercicio, tus músculos trabajan más y para ello consumen más glucosa, lo que puede provocarte una hipoglucemia. Para evitarlo, debes compensar este mayor requerimiento de azúcar incorporando alimentos ricos en hidratos de carbono o reduciendo la dosis de insulina, en caso de que la uses.

Al practicar algún deporte ten en cuenta que la variación de tus niveles de glucosa en sangre depende de: tus niveles antes de comenzar la actividad física, la intensidad y duración del ejercicio y los ajustes que hayas hecho en la dosis insulina. Un seguimiento pormenorizado de tus valores de glucemia antes, durante y después de la actividad física te ayudará a conocer mejor el impacto de cada tipo de ejercicio sobre tu glucosa en sangre y hacer correcciones en los distintos factores que inciden en ella.

Control de azúcar durante el ejercicio

Los medidores continuos de glucosa pueden ayudarte a tener bajo control tu azúcar durante el ejercicio. Estas tecnologías producen datos sobre la evolución de tu glucosa cada cinco minutos y los envían a tu móvil o a tu receptor. Además, cuentan con alarmas que te alertarán si tu glucosa ha bajado o subido demasiado para que puedas tomar las medidas necesarias para evitar una hipo o hiperglucemia. ¡No temas sobresaltos y anímate a ejercitar!

6. www.diabetes.org/es/

Crea tu cuenta y sé de los primeros en conocer los webinars e información que iremos subiendo periódicamente.

Registrarme