Un cambio de imagen para tu hogar y hábitos

Un cambio de imagen para tu hogar y hábitos

Hay dos maneras en que las personas que controlan bien su diabetes pueden mejorar aún más su cuidado:
1) Organizar su entorno para tener éxito
2) Practicar hábitos saludables

Tendemos a pensar que las personas que hacen algo bien, lo hacen porque están muy motivadas y/o tienen mucha fuerza de voluntad. Pero eso no es necesariamente cierto. Un entorno que apoye las acciones que deseas llevar a cabo puede hacer una gran diferencia. Y si bien la fuerza de voluntad es grande, es un recurso finito; tarde o temprano se acabará.

Piensa en ello de esta manera: Mantener tu cepillo de dientes en el baño hace que cepillarte los dientes sea mucho más fácil que si lo haces en el garaje, ¿verdad? Este es un ejemplo de cómo ordenar tu hogar para apoyar el hábito saludable de cepillarte los dientes con regularidad.

Configurar tu hogar y tu lugar de trabajo para respaldar las acciones que deseas realizar te ayudan a llevar a cabo esas acciones más fácilmente. La repetición regular de estas acciones se convierte en hábitos y los hábitos requieren poco pensamiento o esfuerzo.

Veamos algunas formas en que puedes convertir tu hogar en un lugar que admita comportamientos más saludables. Además, compartiré algunos hábitos que otras personas con diabetes han desarrollado, y que comentan son responsables de su buen manejo de la diabetes.

Transformando la casa

Cocina:

debido a que la alimentación saludable es una piedra angular para vivir de forma sana con diabetes, los alimentos presentes en tu cocina son determinantes para tu salud. Es mucho más fácil conseguir un bocadillo saludable o preparar una comida saludable cuando cuentas con alimentos saludables en tu despensa, armarios y refrigerador.

Empieza por limpiar tu cocina y tira la mayor parte de los alimentos empaquetados o en cajas y las bebidas azucaradas: en especial aquellos que contienen carbohidratos refinados como papas fritas, fruta enlatada en almíbar y cualquier cosa con una larga lista de ingredientes, la mayoría de los cuales no conoces. Tal vez puedas donarlos a un banco de alimentos local.

Luego, dirígete al supermercado y llena tu carrito con alimentos saludables y completos: verduras, frutas, nueces, semillas, huevos, leche, queso, yogur natural y carnes magras. Ve a casa, vuelve a surtir tu cocina y sonríe: acabas de poner las probabilidades a tu favor para comer sano. Aquí hay algunos consejos más para comprar en el supermercado.

Al mantener los alimentos no saludables fuera de la casa, los comerás con menos frecuencia. Empieza por ser menos indulgente con los alimentos no saludables dentro de tu hogar, y extiende progresivamente esta costumbre cuando salgas a comer fuera.

Barra lateral:

La gente a menudo elige lo que come, no por lo que es, sino por lo cerca que lo tiene. Reemplaza los dulces que tengas a la vista, como los muffins en la encimera de la cocina, con un hermoso tazón de fruta. Pronto descubrirás que estás comiendo más frutas que magdalenas.

Dormitorio:

Pon tu ropa de deporte en un lugar visible antes de irte a la cama, donde podrás verla a primera hora de la mañana. Las señales visuales son poderosas. El autor de Atomic Habits James Clear pregunta si su guitarra está en la parte posterior de su armario, ¿con qué frecuencia la tocará? Es mucho más fácil hacer algo cuando tienes una señal visual frente a ti, y más difícil hacerlo cuando no la tienes.

Cuarto de baño:

Cuelga un calendario que tenga los días marcados con tus citas médicas programadas y cuando necesites renovar tus medicamentos con receta y suministros médicos.

Echa un vistazo alrededor de tu casa, piensa de qué otra manera puedes hacer algunos cambios que apoyarán tus tareas relacionadas con la diabetes. Yo pongo mi insulina de acción prolongada en una taza en mi cocina, así que la veo a primera hora de la mañana cuando hago el café.

Cambio de hábitos

Un entorno configurado para el éxito también apoyará hábitos saludables. Básicamente los hábitos son atajos; nos permiten hacer las cosas automáticamente sin tener que invertir energía ni tomar decisiones cada vez.

Muchas personas con diabetes me han dicho que los hábitos saludables que practican son lo que las hace tan exitosas gestionando su enfermedad.

Las personas tienden a pensar que se necesita mucha disciplina para controlar bien la diabetes, pero los hábitos saludables ayudan a las personas a ser disciplinadas. Entonces, en lugar de desear ser más disciplinado, comienza a implementar hábitos que te harán ser así. Aquí hay algunos hábitos saludables que las personas con diabetes han compartido conmigo:

  • Tengo dos glucómetros, uno en una bolsa de color rosa brillante en mi bolso, por lo que siempre puedo encontrarlo. El otro está en casa y siempre en el mismo lugar, en el mostrador de mi cocina.”
  • “Guardo un paquete de seis pequeños botes de zumo en el cajón de mi oficina.”
  • “Pongo pastillas de glucosa en todo lo que llevo, en mis bolsos, en mi mochila, en mi bolsa de gimnasio y las tengo por toda la casa, en la cocina, en el baño y en la mesilla de noche junto a la cama. Siempre estoy preparado en caso de hipoglucemia.”
  • “Uso platos de 18 cm en casa. Les cabe menos comida y gracias a eso como menos. Cuando salgo a comer, si me sirven una gran porción, le pido al camarero que envuelva la mitad para que la lleve a casa. De esa manera ni siquiera me tienta al no tenerla delante.”
  • “Quedo con mis amigos para hacer ejercicio, de la misma forma que hago una cita para ver a mi médico o quedar con un amigo para el almuerzo.”
  • “Programo mis visitas anuales al médico alrededor de mi cumpleaños para no olvidarme.”
  • “No quiero depender de la disponibilidad de comida sana cuando estoy de viaje, así que preparo mi propia comida para los viajes en coche o en avión.”

Un buen orden en tu hogar y la práctica de hábitos saludables son dos formas poderosas de gestionar tu diabetes con éxito. ¿De qué forma te organizas para tener éxito en el control de la diabetes?

La información que encontrarás en esta web no sustituye al diagnóstico del profesional sanitario. No cambies o alteres sus tratamientos o recomendaciones por algo que leas en la web

Crea tu cuenta y sé de los primeros en conocer los webinars e información que iremos subiendo periódicamente.

Registrarme