Sensor de glucosa implantable

 

¿Qué son los sensores implantables?

 

Si en algún momento has utilizado un sistema de monitorización continua o lo estás usando, sabrás que uno de los principales puntos débiles es que el sensor transcutáneo requiere un cambio semanal o quincenal, dependiendo del modelo que hayas escogido. Esto se debe a que la tecnología que emplea para medir la glucosa está basada en enzimas que tienen una estabilidad y duración limitada. Además, la aguja transcutánea genera una reacción inflamatoria que afecta a su exactitud durante las primeas horas5. La buena noticia es que, desde hace unos meses, están disponibles en España sistemas que tienen una duración de hasta 6 meses. Se trata de sensores implantables que, a diferencia del resto de los dispositivos, no emplean enzimas, sino otras tecnologías, que no sufren alteraciones con el paso del tiempo. Además, los sensores implantables pueden incorporar sustancias antiinflamatorias que minimizan la respuesta a cuerpo extraño.

El elemento distintivo de estos nuevos sensores es que son subcutáneos, a diferencia de los ya existentes, que eran transcutáneos. Esto quiere decir que, en lugar de que el sensor se inserte en la piel a través de un filamento flexible y esté unido físicamente al transmisor, los sensores implantables se colocan enteramente bajo la piel en la parte superior del brazo. Además, son independientes del transmisor, que sólo precisa ser adherido, mediante un discreto parche, sobre la superficie cutánea de la zona donde se encuentra el sensor.

5. Rigla M, Pons B, Rebasa P et al. Human Subcutaneous Tissue Response to Glucose Sensors: Macrophages Accumulation Impact on Sensor Accuracy. Diabetes Technol Ther 2018;20: 296-302.

Ver menos
 
Image

¿Cuáles son las ventajas de los sensores implantables?

El desarrollo de estos sensores implantables supone una gran innovación dentro de la revolución que ya comportan los sistemas de monitorización continua por varias razones

SENSORES IMPLANTABLES

Solo 2 recambios al año
Mayor tranquilidad
Mayor flexibilidad
Mayor tolerancia
Image

¿Cómo se insertan los sensores implantables?

Seguramente, te habrá surgido la duda sobre cómo se insertan los sensores implantables debajo de la piel. Para que no imagines alguna escena de una película de ciencia ficción, primero es importante que recuerdes que los sensores apenas tienen el tamaño de una píldora y que son totalmente biocompatibles, por lo que tu cuerpo los tolerará con facilidad.

El proceso para colocar estos sensores es ambulatorio y muy sencillo. Tu médico podrá llevarlo a cabo en su consultorio. Primero desinfectará la zona de tu brazo donde lo colocará y pondrá anestesia local. Después hará una pequeña incisión, de alrededor de medio centímetro, y colocará el sensor a través de una cánula especialmente diseñada que viene junto al sistema. Para finalizar, cerrará la incisión con cinta quirúrgica, que ayudará a la cicatrización.

De esta manera, el sensor queda insertado y tras unos pocos días de cuidados queda cicatrizada la herida. Luego sólo es necesario adherir el transmisor al brazo y descargar la aplicación correspondiente para poder recibir los datos en tu móvil. Seguramente experimentarás un antes y después en la forma en que controlas tu diabetes una vez que pruebes este tipo de sensores continuos de glucosa.

1

Desinfección y anestesia local

2

Pequeña incisión de 5mm

3

Colocación del sensor

4

Cierre incisión

5

Adhesión del transmisor

Image

TESTIMONIALES

Crea tu cuenta y sé de los primeros en conocer los webinars e información que iremos subiendo periódicamente.

Registrarme